Google+ Followers

domingo, 16 de diciembre de 2012

Nostalgia




Desde mi callejón sin salida
busqué tu nombre:
en puertas inmóviles
en ventanas amuralladas
y en gargantas filosas.
Lo busqué aún
donde los sueños  se pierden
mutan se anquilosan.
Al fin
en medio de la noche más austera
encontré tu sonrisa
colgando de un triste noticiero
rodeado de dentaduras infinitas
y labios exquisitos.
Una monotonía de voces
me trajo la nostalgia
y busqué entre la ropa blanca
la medallita de escarcha
esa que un día me entregaste
para no dejar
en cambio
tu corazón en mis manos. 

Cris.

martes, 24 de enero de 2012

Amores



Caminé por tu orilla
mujer de ojos rubios
aspiré tu perfume
de nocturnos anclajes
y sembré de infortunio
tu alma hoy reseca
marchita

no me mires así
no me quieras así
de amores muertos vivo
y después de una velada mansedumbre
al lobo enardecido
solo le queda el resabio
de este amor fugaz.

Saboreé el dulzor de tu boca
y hurgué curioso el calor de tu entraña
ya feliz
satisfecho
mis carnes sedientas
vuelven
atroces matronas
a olvidar tu nombre
y  otros nombres construidos
sobre la tumba de
amores olvidados.

Cris.

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.