Google+ Followers

martes, 1 de septiembre de 2009





Leyó sus ojos y comprendió
la distancia era orgánica
material
podía olerla palparla hacerla suya
podía aún penetrar con sus dedos en la corteza dura
no quiso
no quiso deshacer esa rocosidad de alaridos mudos
de manos sueltas
de pieles desteñidas
y como si no le importara
como si el dolor se hubiera perdido en esa distancia
aspiró su perfume
y se subió a otro sueño.


4 comentarios:

Juan Carlos Rosman dijo...

Toda una delicia. Cuanta sensibilidad. Lo mejor para vos.

Nanu dijo...

Que sueño tan vívido Cris!!! Muy erótico!! Me encantó.

Cris dijo...

Gracias Juan Carlos. Un beso grande.

Cris dijo...

Hola Nanu, preciosa!! Gracias. Te extrañamos en Anónimos.
Besitos

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.