Google+ Followers

domingo, 16 de diciembre de 2012

Nostalgia




Desde mi callejón sin salida
busqué tu nombre:
en puertas inmóviles
en ventanas amuralladas
y en gargantas filosas.
Lo busqué aún
donde los sueños  se pierden
mutan se anquilosan.
Al fin
en medio de la noche más austera
encontré tu sonrisa
colgando de un triste noticiero
rodeado de dentaduras infinitas
y labios exquisitos.
Una monotonía de voces
me trajo la nostalgia
y busqué entre la ropa blanca
la medallita de escarcha
esa que un día me entregaste
para no dejar
en cambio
tu corazón en mis manos. 

Cris.

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.