Google+ Followers

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Nostalgia

El sol penetra desleído
en el hueco de tu pelo
La tarde cierra su ojo moribundo
sobre la mesa aterciopelada
de rojos y magentas
Destellos iracundos cristalizan
en tu mirada de agua
Y en mis brazos sedientos
acunás una canción de luna.
Te sostengo el pulso
jinete desbocado
en mi mano inerte de vos
y entre los dientes
silba el deseo del beso
¡Viajó la luna tanta veces
sobre nuestro amor
que al fin desdibujó
el nosotros!
Y te soltás
y esto que nos unía
tan vorazmente
no está
Te levantás
entonces
de la mesa bruñida de sueños
y desaparecés
de mi amor
vuelto nostalgia.

No hay comentarios:

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.