Google+ Followers

sábado, 27 de junio de 2009

Acorde


En la ventana entreabierta se mira tímida, la luz ondulante de una vela. Un acorde negro de jazz, se desliza lastimoso. Apareces vos, de a poco, cabalgando las notas. Sonriéndome. Y yo, añorándote.
Meses, años. No importa. Estamos acá. Los dos. Mirándonos en silencio, a través del fuego titilante.
Creo en tu sonrisa y en tus ojos. Creo.

Tu imagen desapareció junto con la llama mortecina y el último acorde de jazz.


3 comentarios:

Nanu dijo...

Cris:

es increíble las cosas que trae a la memoria una nota de jazz, una esquina en alguna parte

Muy bello

ade dijo...

- La musica siempre nos devuelve sueños. Besos, Cris. Ade

Cris dijo...

Hola chicas! Es cierto, la musica esta siempre en nosotros, envolviendonos. Trayendonos suenios y ensuenios para seguir transitando la vida en puntas de pie.
Besos.

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.