Google+ Followers

jueves, 25 de diciembre de 2008

Monotonía


Detrás de las cortinas, por los corredores, sobre los sillones acobardados, soplaba un hálito de pesar. Todo ese silencio tormentoso, acurrucado detrás de los cuadros, disfrazado de recuerdos, pugnó por salir en un grito descabellado. A su pesar, la garganta sólo pudo expulsar un gemido doloroso, inacabable.
El quejido, atormentado por horas fantasmales quebró la monotonía incierta de una vida sin testigos. Bajó los párpados y soñó que no estaba.

2 comentarios:

ade dijo...

- Hermoso Cris, poder soñar que no estaba, entonces dejar la monotonia aausente. Besos. Ade

Cris dijo...

Gracias Ade, y a Oliverio también!
Besos humanos y perrunos.

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.