Google+ Followers

sábado, 18 de abril de 2009

Ella


Estaba allí, tendida sobre la escalera blanca de años. La cabeza colgando hacia su costado impúdico. En su mano izquierda, una botella reseca de olvidos, sostenía la mirada impiadosa de los testigos. Casi nada de humano quedaba sobre la calle, y sin embargo, toda la humanidad gozaba con ella.
foto: Escalera ritual

6 comentarios:

Agostina Cánova Kuessner dijo...

perfecto, breve pero profundo..
su costado impúdico..
fah, me quedé sin palabras!
saludos!
pd:gracias por tu comentario, celebro que te haya causado tanta risa, ese es el objetivo de ese tipo textos jaja

ade dijo...

- Muy bueno Cris, el final tristemente hermoso. Besos. Ade

Cris dijo...

Si Agos, su costado es impúdico. Me alegra que te haya gustado. Se me nubló el alma cuando lo escribí.
Besitos linda!

Cris dijo...

Viste Ade, es muy triste. Yo también lo sentí así.
Besitos y gracias por el comentario.

Nanu dijo...

Creo que si sólo dijera su costado impúdico el texto sría igualmente perfecto. Destila tristeza.

Muy bueno Cris

Besotes

Cris dijo...

Gracias Nanu!
Besitos

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.