Google+ Followers

martes, 13 de mayo de 2008


LOS HOMBRES HUECOS
T.S. ELIOT


SOMOS LOS HOMBRES HUECOS
SOMOS LOS HOMBRES RELLENOS
APOYADOS UNO EN OTRO
LA MOLLERA LLENA DE PAJA ¡AY¡
NUESTRAS VOCES RESECAS, CUANDO
SUSURRAMOS JUNTOS
SON TRANQUILAS Y SIN SIGNIFICADO
COMO VIENTO EN HIERBA SECA
O PATAS DE RATAS SOBRE CRISTAL ROTO
EN LA BODEGA SECA DE NUESTRAS PROVISIONES

FIGURA SIN FORMA, SOMBRA SIN COLOR
FUERZA PARALIZADA, GESTO SIN MOVIMIENTO

LOS QUE HAN CRUZADO
CON LOS OJOS DERECHOS, AL OTRO REINO DE LA MUERTE
NOS RECUERDAN –SI ES QUE NOS RECUERDAN-NO COMO PERDIDAS ALMAS VIOLENTAS, SINO SOLO
COMO LOS HOMBRES HUECOS
LOS HOMBRES RELLENADOS.

No hay comentarios:

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.