Google+ Followers

viernes, 16 de mayo de 2008

Ni tú me debes ni te debo nada


Ni tú me debes ni te debo nada. Un río fuimos. Un espejo franco. Los dos bebimos de las aguas claras; asomamos los dos al vidrio manso.
El mismo beso nos quemó en los labios, con el mismo carbón prendido en llama. Las mismas ilusiones se nos fueron cuando cantar no quiso más el alma.
Fuimos río y espejo, fuimos besos, y cantamos con hojas y con alas canciones de alegría en los espejos.
Hoy tenemos a mano cuentas claras que urdieron en silencio nuestros dedos. Ni tú me debes ni te debo nada.

GUILLERMO GÓMEZ BRENES
( Nicaragua, 1930 ) Foto: Fede en Roma

1 comentario:

FEdS dijo...

Que lindo verso!! Y gracias por postear una foto mia!! muy linda por cierto, ya que trae a la memoria muchos recuerdos de Europa.
Un beso grande!

Soledad

Soledad
Abrir la puerta de mi casa es todo un desafío. Mi casa y mi corazón. Y no es necesario usar llaves. En este pequeño lugar del universo no son necesarias porque aquí está todo a flor de piel: olores, sabores, murmullos, gritos y silencios. Luces y sombras de ciudades y desiertos. La vida, el amor y la muerte. Y las palabras como hilo conductor. Sólo las usaremos para abrir, si fuera preciso, diminutos cofres de confidencias, sueños y locuras varias compartidas con todos ustedes.
Bienvenidos a casa!
Cris.